La vacía definición de este amor




Excluyendo la posibilidad de realidades concéntricas, he llegado a la conclusión:

Este amor se define en blanco.
Sin síndrome de Estocolmo.

Se define por la ausencia,
porque se nutre del vacío,
porque la felicidad nos llega del "te extraño" 
tan necesario para la obligar la proximidad,
de esa curiosa sensación de nostalgia.

Porque este amor, finalmente sucumbe en el encuentro,
en el "te amo" que tanta falta nos hace,
en el punto en que nuestros cuerpos conspiran en convergencia.


Justo ahí fallecemos.



A la llegada de "buenas noches",
"igualmente" y,

el "me vale madres" que nadie dice.