Heroísmo ridículo




Se acabó. Este es el punto final y no hay nada de poético en ello, ni siquiera el sabor de la oda más sublime que nos empapa amargamente la garganta. Esto es el fin y él lo sabe, lo sabe porque acepta su destino con una naturaleza casi mayestática. ¡Qué proeza! ¡Qué vertiginosa hazaña! Qué gran mierda. 

Nada, ahora el sujeto se fumará un par de Davidoff y la cancioncita del fondo. We all want to be understood unconditionally/ But you have to realize that a viewer needs distance/ And the moment your wall melts down - the inside is outside. 

Belleza pura , intelección verdadera, el onirismo en su máxima expresión, la consciencia ortodoxia de un hombre que sabe que será asesinado por la inmaculada promesa, la ineluctable verdad del olvido. El hombre que camina firme y sin temor a su destino.