Un circo




Mientras unos nacen, otros mueren; mientras algunos sonreían, otros lloraban.

Fuimos a un circo ayer
Me alegre por vuestra alegría,
Y luego lloré al verlos sufrir
A aquellos animales obligados a divertir.

¿Cómo se podían divertir con aquello?
No lo entendía ni nunca lo iba a entender,
Era inhumano e incomprensible eso
Tanto sufrimiento conviviendo con la alegría.

Allí estaban haciendo marionetas y volteretas
Mientras que otros se hallaban montados en juegos de fuego,
Tapé mi boca
Era horrible.

Les grité, pues no quería saber más
No quería oír más de los humanos,
Ya que mientras los animales lloraban
Nosotros nos divertíamos.

Y luego cuando cambiaron de lugar
Me obligaron a sentarme,
Quería correr y gritarle, pero me recompuse
Y mire en penumbras como todos se divertían.

Mis ojos conectaron con los del león
Y supe que debía hacer,
Salte de mi silla y corrí a él
En contra de sus gritos lo liberé.