Diplomática despedida




Solía crearte mundos distintos a este, allí donde la potestad de mi pluma te protegía de tus miedos. Sabiendo de la inmortalidad de la que te había facultado, hoy decidí quemar todos mis escritos. Espero que aún sigas viva dentro de ellos.

fotografía: Lía Rayando