¿Cómo cerrar los ojos?

Para cerrar los ojos sólo necesita mirarse, pero no como cuando lo hace frente al espejo. Para cerrar los ojos debe mirarse de arriba abajo, de abajo arriba, desde las entrañas y bien adentro. Cuando sienta que su visión se opaca por el molesto pesar de una pestaña, entonces notará que lo está haciendo correctamente.

Al finalizar el proceso fatídico de mirarse a sí mismo, imagine el color de una melodía embriagante, rocíe sus pulmones con el fruto sabroso que emerge del color de la música, y justamente cuando comience a dudar de su propio pensar, finja que muere con puericia, o pretenda que muere como cuando era niño y jugaba a la guerra con los vecinos. 

Cuando pueda ver con mayor claridad el techo de su azotea, por alguna extraña razón notará que Julieta  no amaba a Romeo, descubrirá que Walt Disney era ciego y que Beethoven nunca se quedó sordo. Si lo ha hecho bien, entonces sabrá que Aristóteles no hablaba de metafísica y que Jesús no murió en la cruz.  Ahora sí, usted puede cerrar los ojos.

fotografía: especial