Olvidar lo Inolvidable.

Olvidar lo inolvidable [poema]


Yo era la noche de tu mirada marchita,
La luz que iluminaba mi camino eras tú
Y nosotros dos, únicamente
Eramos caminos separados por el orgullo y temor.

Temía no ser lo que esperabas por tu única respuesta dada
Que era tu mirada marchita como triste y desapercibida,
Temiste porque no fueras lo mío
Pero en tu mirar se notaba que lo era.

El amor, amor en un río
Escapaba de nuestras manos blandas e invisibles
Blandas por no ser tocadas,
Invisibles por no ser percibidas por el otro.

Entre miradas y suspiros
Caímos, caímos bajo
Escuchando los malos consejeros que decían de alejarnos.

Y como nunca encontré tus labios ni tus los míos
Vivo encerrada en tu recuerdo y tu olvidando el mío
Cayendo bajo, lo suficiente para tratar de olvidar lo inolvidable.