¿Qué es el movimiento slow?

En la vida hay algo más importante que incrementar su velocidad.


En nuestra ajetreada vida diaria, nos encontramos sumidos en una pesada carrera de obstáculos en la que tenemos que controlar nuestro cronómetro hasta una micromilésima para determinar nuestra existencia. Nos hemos desconectado del mundo natural y su tiempo, ya no aprovechamos las estaciones como deberíamos y las cosas en verdad importantes parecen ser espejismos del mundo occidental.
Las grandes ciudades parecen una obra extraterrestre y nos centramos exclusivamente en nuestro egoísta universo de intereses. La prisa se ha vuelto el motor de nuestras acciones y hemos regido nuestra vida bajo un "grand prix" para economizar cada segundo, tratando de rendir culto a una velocidad que no nos hace para nada mejores.
La mayor parte del tiempo, la lentitud viene asociada con valores negativos, como la torpeza, el desinterés y el tedio. Sin embargo, nunca meditamos los efectos beneficiosos de una actitud pausada, como el razonamiento y la seguridad. Muchas decisiones importantes no deben ser tomadas al azar ni a la ligera, cosa que todos sabemos.


El movimiento slow es una corriente cultural que promueve "desacelerar" las actividades actuales. Invita a que tomemos la iniciativa de tener control sobre nuestro tiempo, sin someternos a él y para lograrlo propone dar prioridad a actividades que desarrollen a las personas, encontrando un equilibrio entre el trabajo y el tiempo libre. Este movimiento cree que la tecnología acelera nuestra forma de trabajar, al igual que la producción y distribución de comida, así como otras cosas importantes. Su ideología principal radica en que las cosas importantes no deberían acelerarse. 
Esta curiosa ideología nació como una protesta cuando una tienda McDonald’s se inauguró en la Plaza de EspañaRoma. Tal acontecimiento dio origen a la organización "Slow Food", la cual se oponía a que se "estadounidisara" una plaza con tal contexto histórico. Hoy en día, Europa está en contra de esta tendencia imperialista-estadounidense, por lo cual tratan de resaltar los valores de disfrutar y saborear la vida en cada instante. 
Por ejemplo; hasta hace no mucho tiempo, era costumbre que el domingo fuera el día de descanso oficial, por lo que todas las tiendas estaban cerradas este día. Pero poco a poco la tendencia de trabajar todos los días o las 24 horas ha terminado casi por completo con esta tradición.
Pero no hay que malinterpretar, el movimiento slow no promueve la pasividad, sino que a ser selectivos en la actuación y en ser conscientes en cómo invertimos nuestro valioso tiempo. Tampoco pretende abatir con los cimientos actuales, ya que el cambio y la evolución es buena, mas bien, trata de encontrar una vida plena y controlada.
La clave para lograr el equilibrio, se encuentra en tener un juicio acertado para cada momento de la vida diaria. Se debe correr cuando se tenga que hacerlo (soportando el terrible y a la vez magnífico estrés que nos agobia), pero también detenerse y apreciar el presente que siempre terminamos sepultando por otras obligaciones del futuro.


Algunas escenas comunes vistas en cámara lenta

El movimiento slow quiere dar herramientas a los individuos para que sus existencias no sean una sucesión de escenarios encadenados, desprovistos de emociones. En definitiva, el movimiento slow es una fuente de placer, útil para alejarse de una vida estandarizada regida por el minutero del reloj, sometida por una velocidad que erradica nuestra capacidad para disfrutar del momento esperado cuando este por fin se asoma.
Estos son algunos de los consejos que nos recomienda esta organización:
1. Conseguir un hobby tranquilo, como la lectura, escritura o pintura.
2. No pretender hacer todo a la vez
3. Mirar lo menos posible el reloj
4. Levantarse tarde los fines de semana y no usar el reloj
5. Hacer el supermercado en lugares como mercados y centrales de abastos
6. Preparar una buena comida para sentarse con tranquilidad con los seres queridos
7. Si se come solo, acompañarse de música o un libro
8. Evitar el televisor cuando se trabaja o se come
9. En vacaciones, bajar el ritmo y no intentar ver todo lo que nos gustaría visitar
10. Recurrir a restaurantes de comida local
11. Limitar la lista de cosas pendientes
12.Tomarse el tiempo necesario para otras personas

Resulta sencillo lo que hay que hacer y nos traerá muchos beneficios, pero sí debemos hacer hincapié en encontrar un equilibrio, ya que no todo puede ser relajación y tranquilidad.

imagen: Movimiento Slow