Sobre clásicos

Cumbres Borrascosas


“Mi amor por Linton es  como el follaje de un bosque, y estoy completamente segura de que cambiara con el tiempo, de la misma manera que el invierno transforma los árboles. Pero mi amor por Heathcliff se parece al cimiento eterno y subterráneo de las rocas; una fuente de alegría bien poco apreciable, pero no se puede pasar sin ella.”- Cumbres Borrascosas. Emily Brontë.


Siempre que me preguntaban ¿Cuál es tu libro favorito? Tendía a dudar y sopesar una respuesta correcta, hasta que la encontré; si bien es cierto hay miles de millones de libros en el mundo y cada uno tiene una esencia diferente, cada uno te dejará con algo distinto, cada uno te cambiará de formas que quizás no notarás, pues son tan sutiles que se meten bajo la piel. Y decidir cuál es tu libro favorito sin antes haberlos leído todos (lo cual es humanamente imposible) es simplemente algo ilógico de concebir, pero hay libros que se te clavan en el alma y no los puedes dejar ir nunca, siempre habrá uno que te emociona volver a leer.

He leído muchos libros, buenos y malos, libros que me han dejado con sentimientos encontrados, tristeza y felicidad, rabia e ímpetu en igual cantidad; creo que muchos de ustedes lectores, estarán de acuerdo en que no hay una sensación que se asemeje a pasar la última página de un libro (que verdaderamente te ha hecho sentir emociones elevadas a la 5ta potencia) con esa sensación de que se ha perdido algo de vital importancia para vivir, es simplemente algo que te deja con un hueco en el alma y después encuentras otra historia que te envuelve y ese hueco se vuelve a llenar.

Y esta vez les quiero hablar de un libro que desde que lo descubrí, me enamoré de sus personajes y su historia, una historia que me dejó un hueco enorme cuando lo terminé de leer; han sido contadas las personas que me han dicho que les fascinó, pues la mayoría opina que es un libro con emociones muy crudas y con una carga extrema de odio y todos sus sentimientos derivados.

Cumbres Borrascosas de Emily Brontë, es, para la mayoría, un Heathcliff misántropo y oscuro, una Cathy egoísta y banal, un Edgar Linton con falta de personalidad, una Isabel Linton con baja autoestima que desea más que nada en el mundo ser amada por un hombre, un libro con un telón tenebroso y quizás incluso cayendo en lo perverso y horrendo de la venganza en todo su esplendor. Pero he aquí lo seductor de esta historia: la intensidad de las emociones, la pureza con la que se viven y se presentan: el odio como una fuerza que arrastra y destruye todo a su paso, y por otro lado, el amor que incluso lo más podrido y roto lo puede componer.

Cuando lo leí por primera vez, simplemente me arrastró hasta la profundidad de tantas emociones indescriptibles y cuando lo cerré, mi primer pensamiento fue: “¡este es mi libro favorito, no cabe duda!”, es un libro que presenta al alma sin maquillajes, ni retoques, no trata de esconder la esencia humana, pues tenemos maldad y bondad en nuestro ser desde siempre, es algo innato.

Cumbres Borrascosas no tiene un freno en la pasión de cada sentimiento, el odio y el amor que siente Heathcliff hacia Cathy es algo que las personas tachan de enfermizo, y quizás lo es, pero tal es la fuerza de ambos sentimientos que te hace sorprenderte de cómo el alma humana es capaz de sentir tanto a la vez. Cathy en cambio, en su egoísmo y búsqueda de propia seguridad, elige al hombre que sabe le proporcionará una vida pacífica, quizás sin el arrebato que siente con Heathcliff, pero que al final de cuentas en su vida pesan más las ganas de tener estabilidad, la que le dará Edgar Linton. Y Edgar Linton, a su vez está tan consumido por el amor que siente por Cathy que hará lo que sea con tal de que ella sea feliz, incluso si eso significa dejar de lado su propia felicidad; e Isabel Linton, la hermana menor de Edgar, dejándose llevar por sus inmensas ganas de sentirse amada se casa con un Heathcliff embustero que le promete la luna y las estrellas, cuando al final convierte su vida en un infierno.

Tantos sentimientos encontrados que bajo el ímpetu de la venganza se ven arrastrados hasta la siguiente generación, en la cual Heathcliff se encarga de hacer las cosas “como debieron suceder”. Y el final sin más ni más, nos demuestra que incluso la peor de las maldades se puede contrarrestar si decidimos elegir el amor antes que seguir con la destrucción de la amargura y tomar la firme decisión de dejar ir los fantasmas del pasado.

Se que quizás muchos de los que ya lo han leído y se quedaron con un mal sabor de boca, no estarán de acuerdo con mi análisis, pero dénle una segunda oportunidad, véanlo con nuevos ojos, aceptando la intensidad y magnificencia de lo que esta historia representa. 

Cumbres Borrascosas es una lectura que les recomiendo ampliamente, es cruel y oscura, pero tiene también bondad y la luz de un nuevo amanecer; representa acertadamente los sentimientos del alma humana, las pasiones y emociones que son parte del mundo y de nuestra esencia.

fotografía: weheartit.com