Wirikuta


No se vende, se ama y se defiende. 


Por Christopher Cedillo.


No tiene mucho que escuché por primera vez "Wirikuta". A decir verdad el nombre me encantó, pero no tenía idea de qué era, lo que sí sabia, es que habría un festival de música para apoyar a la gente de ese lugar. Fue entonces cuando tuve la primera respuesta: es un lugar y necesita ayuda.

"Wirikuta no se vende, se ama y se defiende" fue lo siguiente que escuché al respecto, y mientras más escuchaba, más me encantaba el tema. Algo (o todo) de wirikuta me absorbía; sin embargo, mi vida continuó (primera lección anti-wirikuta) y nada pasó. Por una, por otra o por todas las razones que pueda inventar, no me tomé la molestia de investigar. Asesiné mi curiosidad; pero cual Lázaro, volvió.



Wirikuta es un territorio de 140212 hectáreas y es reconocido como Área Natural Protegida por el Gobierno de San Luis Potosí y como sitio Sagrado Natural por la UNESCO. Por otra parte, lo habitan especies endemicas que se encuentran en peligro de extinción.

Es importante que se sepa que cada año el pueblo de wixarika viaja casi 400 km a Wirikuta para recolectar su planta sagrada, el hikuri, y a orar a sus dioses para mantener el bienestar de toda la vida en la tierra. El viaje se práctica año tras año con toda la familia, con el objetivo de  tener conciencia por una visión a futuro y recibir conocimiento, hasta que levantan su oración en Cerro quemado en Real de catorce, lugar del que se dice, salió por primera vez el sol. Los abuelos recomiendan subir al cerro más alto y consumir hikuri para conectarse con las deidades. El pueblo wixarika es un pueblo que considera que cada elemento de este territorio, tierra, plantas y animales, es sagrado y por ello es que ahí es donde descansan sus antepasados y sus deidades.

En el 2008, el presidente Felipe Calderón fungió como testigo del pacto "Hauxa Manaka", bajo la cual se comprometía a preservar los sitios sagrados del pueblo de Wixarika. El conflicto es que en el año 2010 el gobierno federal otorgó 22 concesiones a la compañía First Magestic silver, de las cuales el 60% se encuentran dentro del área protegida.

En entrevista con Aristegui, Felipe Serio Chino Secretario de la unión de wixarika, agregó que muchos se burlan de ellos por sus creencias. También aseguró que en la ceremonia en el auditorio del museo de antropología, a la cual asistieron y se les anunciaron las concesiones a empresas mineras, ellos no estaban enterados y que su presencia fue porque se les dijo que les entregarían resultados del geoposicionamiento de la zona.

Y es así como creció la campaña para rescatar el pueblo de Wirikuta, un lugar sagrado. La naturaleza debe ser preservada, respetada y valorada sin involucrar cuestiones económicas. Los guardianes de este recinto ya se hicieron notar y lo han hecho de manera pacífica.

Como siempre, el interés de unos cuantos pretende terminar con la forma de vida milenaria de un grupo ya de por sí erradicado. Ya no importa lo espiritual, ya no importa la destrucción desmedida del ecosistema mientras la justificación económica sea cuantiosa.




No resulta viable dejar todo a lo que estamos acostumbrados, las comodidades, empleo y estudio para llevar una vida más espiritual; sólo ruego presten su atención y den seguimiento a este tema. Me aterra la idea de volver a escuchar de Wirikuta con noticias como la ocurrida el 22 de Diciembre de 1997, la matanza de Acteal, en la cual se reportaron 45 muertos, entre los que figuraban niños, y mujeres embarazadas.