La guerrillera detrás del Che



Tania Bunke.

Por Pamela Herrera.

Todos hemos escuchado hablar de Ernesto Guevara de la Serna, conocido popularmente como el Che Guevara. Todos lo conocemos porque es un ícono de la revolución a nivel mundial, nos identificamos con su idealismo y su justicia, pero ¿acaso conocemos a la mujer detrás de Ernesto Guevara?
Haydee Tamara Bunke Bíder, es el nombre que esconde Tania Bunke, quien nació en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, el 19 de Noviembre de 1937. Su padre era alemán y su madre polaca, ambos militantes comunistas. En 1952, Tamara emigró junto a sus familia a Alemania, durante su juventud Tania viajaba constantemente a diferentes partes del mucho como África, América Latina, Tania estudio folklore  y se dedicó en su juventud a estudiar ciertas culturas y pueblos. Uno de los misterios detrás de esta mujer es que pertenecía al Servicio de Inteligencia Alemana y es por eso que viajaba tanto.

Tania llega a cuba alrededor de 1960, ya que fue invitada especial del ballet artístico cubano. Tania apoya la revolución cubana y conoce a Ernesto Guevara de la Serna. Tania renuncia a su puesto en la STASI (Servicio de inteligencia Alemana), y comienza una nueva vida en Cuba. Estudia periodismo en la Universidad de la Habana,  y al ser poliglota comienza como trabajadora en el Ministerio de Educación (MINED).
En 1963 Tania decide prestar sus servicios de inteligencia a la nación cubana y  comienza a entrenarse con el fin de servir en tareas de inteligencia de los servicios de espionaje cubanos. En esta época, la guerrillera comenzó a ser conocida como Tania.
La misión de Tania dentro de la guerrilla cubana consistía en ser una espía “durmiente”, dedicada  a reunir datos, recopilar información útil por medio de la infiltración, siempre en espera de alguna orden para entrar en acción.  Cuándo Tania se entera de que Ernesto Che Guevara había llegado a Bolivia para iniciar la lucha de Guerrillas, ella insiste en participar e involucrarse en la guerrilla a pesar de su decadente estado de salud.
Tania Bunke murió en combate, con el fusil y las esperanzas de una América libre, el 31 de agosto de 1967, durante una emboscada en el Rio Grande de Bolivia.

fotografía: especial.