Por los siglos de los siglos




Nuestra fascinación por las criaturas mitológicas.

Por: Karla Trugon

Un consejo, señor, no se acerque nunca al lago... Y sobre todo, tápese los oídos si oye
cantar la voz bajo el agua... la voz de la sirena.
Gastón  Leroux


¿Qué es lo que tienen en común la mayoría de las películas más taquilleras, los libros más vendidos, las series más aclamadas? El amor sería la primera respuesta acertada, pero está claro que si a eso le añadimos una pizca de magia, esto resultara en una bomba aclamada por el público.

La mayoría de los escritores y guionistas saben muy bien que somos emocionales, nos atrae lo diferente, lo misterioso y oscuro, lo mágico y fuera de lo ordinario y a ¿quién no le gusta lo inexistente e irreal? La verdad es que por los siglos de los siglos lo que más ha vendido y establecido records mundiales son esos seres que viven ocultos, escondiendo un secreto sobre su verdadera especie, siendo así protagonistas de numerosas leyendas e historias que perduran por mucho tiempo y rompen con barreras generacionales.

Desde criaturas místicas como las sirenas, traviesos como los duendes, con polvos que te hacen volar como las hadas, que cumplen deseos como los genios, que sólo aparecen en sueños en medio de bosques mágicos como los unicornios, que provocan temor como los vampiros; todos, seres que nos enganchan con sus historias y nos dejan con ganas de más.

Si bien es cierto que desde tiempos inmemorables podemos encontrar una variedad de historias usando a los mismos seres en diferentes situaciones, y a pesar de lo repetitivo que esto llega a ser, también es una realidad que no nos cansamos de ello. Varias veces me he preguntado qué es lo que tienen para que nos gusten tanto y la única respuesta a la que he podido llegar es que es una válvula de escape de la realidad, nos gusta pensar que en algún rincón del mundo existe una criatura mágica de estas que algún día tendremos la suerte de encontrarnos. Los humanos somos por naturaleza una especie curiosa, y el hecho de que escondan tanto misterio nos causa una fascinación profunda.

Y al parecer seguirán pasando los siglos y las nuevas generaciones seguirán sintiéndose atraídos por estos seres antiguos con un halo mágico que seguimos sin encontrar en el mundo real, pero que es precisamente lo que los convierte en lo que son.

¿Qué sería del mundo sin la magia que nos proporcionan estas historias y sus protagonistas? Y aunque no entendamos muchas veces por qué nos proporcionan tanta adicción estos personajes utópicos, nos mantienen al filo, capítulo tras capítulo, escena tras escena. Es parte de nuestra esencia buscar un poco de universos paralelos en este mundo tan real. Así que mientras los disfrutemos seguiremos intrigados con ellos.

¿Y a ustedes lectores, qué personaje les ha causado más adicción?

fotografía: weheartit