Paraísos Utópicos



Nosotros los incomprendidos.

"Si yo tuviera un mundo propio, todo sería un disparate. Nada sería lo que es, porque todo sería lo que no lo es. Y al contrario, lo que es, no sería. Y lo que no sería, sería. ¿Lo ves? "- Alicia en el país de la maravillas, Lewis Carroll

Por Karla Trugon

¿De qué mente nació Dracula? ¿Frankestein? ¿De dónde surgieron varios de los personajes que nos han robado el sueño por unas cuantas noches? ¿Cómo se crearon Cathy y Heathcliff? ¿Quién imagino la historia de Elizabeth Bennet y el Sr. Darcy? ¿Qué pensaba Lewis Carol al escribir Alicia en el País de las Maravillas? ¿Cómo creo Suzanne Collins esa metáfora del gobierno opresor en Los Juegos del Hambre? ¿Desde cuándo tenia J.K. Rowling en mente la saga que vendió millones? ¿Qué mueve a todas esas mente humanas cuando crean estas historias maravillosas que nos conmueven, nos enojan, nos hacen llorar, reír, sentir suspenso, alegría, miedo, desesperación, etc, leyendo ávidamente página tras pagina lo que sus plumas han escrito?

Hace unos días que retomé un libro que empecé a escribir aproxidamente un año atras, mi propósito de mencionarlo es que mientras tecleaba sin parar las nuevas ideas que surgieron para tal, (justamente así de la nada me atacan y debo sentarme a teclearlas como si una vocecilla en el subconsciente me las dictara tan rápido que si no las transcribiese sentiría que pierdo una parte de mí), fue en ese mismo instante cuando  me pregunté ¿por qué no muchos hablan acerca de los mundos en los que vivimos los escritores? ¿Por qué no se habla de la forma en la que entramos en un “transe”, por llamarlo de una forma, y nos adentramos en nuestro subconsciente excavando ideas y creando mundos utópicos? La respuesta es muy simple, porque la mayoría no los comprende, son muy enredados y confusos. Por eso he decidido en este artículo hablarles un poco acerca de, como dice mi subtítulo, nosotros los incomprendidos, nosotros los que vivimos en universos paralelos y vivimos en una tormenta de ideas interiores constante, que incluso en sueños estamos generando historias, que sufrimos de “bloqueos de escritor” y nos frustramos si lo que hemos escrito no nos convence, nosotros los que les damos un poco de fantasía y esas historias dramáticas que el alma humana busca sin parar.

La mente, la imagino como una serie de luces navideñas enredada, es una maraña enorme en la que no sabes por dónde empezar, pero el hecho de tener estos choques de ideas constantes me hacen sentir plena. La vida de un escritor tiene muchos altibajos, se dice que escribimos para explicar lo que nosotros mismos no entendemos y es la verdad, nuestros mundos son muy contradictorios, creamos personajes llenos de luz y otros tantos más oscuros y siniestros. Y somos muy recelosos de ellos, pues son nuestra creación, habitan en nuestra mente y hablamos de ellos como si existieran en la realidad.

Un escritor la mayor parte de las veces siente que no encuentra su lugar en el mundo, imagina escenarios magníficos que al intentar encontrarlos en la realidad vive muchas desilusiones, pues espera encontrar cosas que no existen, tal y como su mente las ha creado. Son escasos los casos en los que un escritor queda completamente satisfecho con una película inspirada en su libro, aun halagando a los productores, muy en el fondo no llena sus expectativas nunca.

Nosotros podemos describir con palabras el más bello de los amaneceres o atardeceres, el más imponente de los castillos, el más apuesto de los príncipes, mas nunca se verá igual al materializarlo, es por eso que preferimos guardarlo en nuestras mentes, y es justo en este punto donde entran los lectores, los lectores apasionados que viajan cada vez que leen un libro, que afirman “el libro es mucho mejor que el filme”, que las imágenes se crean con una secuencia casi perfecta en sus mentes. Gracias a ellos es que nosotros, los escritores, seguimos generando nuestras locas ideas que deseamos les apasionen tanto como a nosotros mismos.

Para darles un ejemplo más claro, les pondré una dinámica. Uno de los personajes que describo en mi libro tiene un halo siniestro y oscuro, lo describo de la siguiente manera: “ahí estaba él, una figura sombría y siniestra que emergía de entre la oscuridad, el Dr. Mudane. Al acercarse pude observarlo mejor, era de facciones toscas, ojos negros casi inhumanos, cabello canoso, y una manos ásperas que  apretaban con fuerza.” En mi mente este personaje me causa escalofríos, ¿pero cómo intento trasmitirle a los lectores la imagen que tengo de él? ¿Cómo lo imaginan ustedes? ¿Qué imagen es la primera que se genera en sus mentes? ¿Asusta y provoca ansiedad? Es por eso que el escritor cuida cada detalle, pues no queremos dar ideas equivocadas, pretendemos que el lector se conecte con nosotros y vea la imagen tal y como nosotros queremos.

Cuando menciono que los escritores vivimos en universos paralelos me refiero al hecho de que estamos aquí y allá, sabemos lo que es real, pero lo que muchas personas no entienden es que nuestros mundos parecen mucho mejores que el mundo real, nuestros mundos nos proporcionan el placer de hacer y deshacer, pues al final de cuentas nosotros somos los creadores.

Constantemente tenemos tormentas internas que nos indican que es momento de empezar un nuevo proyecto o continuar con alguno que ya tengamos parcialmente estructurado.

Espero, lectores, haberles ilustrado un poco mejor sobre la naturaleza interna de nuestras almas confusas y ruidosas. Al final de cuentas, muchas veces logramos con éxito transmitir de una forma más clara estas historias maravillosas que cruzan fronteras de tiempos, relatos que enamoran y se convierten en clásicos.

Como conclusión sólo puedo decir que, si bien es cierto, ni el mismo escritor sabe como describir lo que ocurre en su interior, pero mientras los resultados sigan apasionándonos y atrayendo lectores que pidan más, seguiremos haciendo nuestro mejor esfuerzo por extraer de nuestro ser estos mundos internos con el fin de exteriorizarlos para ustedes.

"Se dice que un libro siempre revelara el alma del escritor, pues esta se reflejará en algún personaje"

fotografia: weheartit.com