Las Madres de madera



Las Matrioskas Rusas.

Por Pamela Herrera.


Las matrioskas son unas muñecas creadas en Rusia en 1890, son conocidas por ser de madera, ser huecas, y por poseer dentro de estas más muñecas iguales, pero ¿conocemos la historia detrás de estás muñecas?

La leyenda cuenta que había un carpintero Ruso llamado Serguei, que se dedicaba a crear juguetes e instrumentos musicales. Un día salió al bosque en busca de madera para trabajar, pero la nieve había cubierto todo y no había madera útil, así que se dispuso a regresar a casa, pero de regreso encontró un trozo de madera perfecto para ser tallado.

Cuando llegó a su casa, Serguei tardó varios días en saber qué hacer con ese trozo de madera, hasta que finalmente  decidió hacer una muñeca. El tallador ruso hizo una muñeca tan bella que no pudo deshacerse de ella, de esta manera, el carpintero  decidió llamarla: Matrioska. Todos los días Serguei le hablaba y le decía “Buenos días Matrioska”, hasta que un día la muñeca le contestó y Serguei se sorprendió.

Un día Serguei notó que Matrioska estaba triste y desolada, al preguntarle que tenía, ella le contestó que había visto que todos tenían hijos y que estos eran el centro de la vida de muchos, y que ella deseaba tener un hijo, por dicha razón, Serguei le propuso crear un hijo para ella de la madera interior de Matrioska, aunque le explicó que sería un proceso muy doloroso, por lo que ella contestó: “todo lo importante y que vale la pena es doloroso”.

Así que Serguei creó otra muñequita a la que llamó Trioska, pero al poco tiempo a Trioska le surgió la misma necesidad maternal, así que le talló una muñeca a la que llamo Oska, pero finalmente se dio cuenta de que no podría obtener más muñecas de ese trozo de madera, así que a Oska le dio un hijo, al que le pintó bigotes y llamó Ka, de esta manera Ka no podría tener hijos. Un día Matrioska y su familia desaparecieron y dejaron a Serguei solo y desolado.

Este cuento fue contado por el poeta Búlgaro Dimiter Inkiow.