Entorno de la perspectiva visual



La magia del diseño visual

Por Estarriol


A veces percibimos cosas que creemos son, pero la verdad es que nada lo es. Vivimos en un mundo lleno de contradicciones y actos vacuos, es imposible acometer cosas imposibles como los son la forma y la materia; empero, hay aspectos de la vida que uno sabe de verdad y que sí se consolidan de materia verdadera, son verdades que tienen forma. ¿Pero qué hay detrás del fenómeno de observar? ¿Qué es la forma y la profundidad?


Quizás para poder responder esta respuestas debamos recapitular y reflexionar un poco sobre el proceso visual, por ejemplo, desde que nacemos, hemos adquirido la capacidad de asombro, nos asombramos del color de las flores, del volumen, las sombras y las texturas; empero, con el paso del tiempo perdemos esta habilidad de sorprendernos, por el contrario, hemos aprendido a reconocer a los objetos por medio de reacciones involuntarias y conductas rutinarias, concretamente, cuando escuchamos un objeto caer, podemos reconocer, aun sin verlo, su contenido, su forma, el material del que está hecho, e inclusive su peso. Nos hemos vuelto seres de actos irreflexivos, miramos por la ventana y no observamos con detenimiento los entes que oscilan como luces efímeras en la negrura de la noche, andando erráticamente, con la cabeza fría de manera fortuita por este espacio lleno de fatuos momentos.

Para el ser humano mirar se ha vuelto una tarea sencilla, simplemente despertamos, abrimos los ojos y miramos sin prestar atención a los detalles que nos rodean, no nos importar cómo es que nuestro cerebro reconoce las formas, el objeto, la profundidad, el equilibrio, las líneas de fuerza, las dominantes, el contraste subsidiario. No sólo me refiero a que nos hemos vuelto inconscientes del hecho, sino que también ignoramos la complejidad absoluta y mayestática de que nuestros ojos mandan la información visual a través del nervio óptico, no sabemos que nuestro cerebro codifica la información a través de impulsos eléctricos, ni que proyecta como una película al objeto captado a través nuestros objetivos visuales, ni mucho menos que todo esto se realiza en un tiempo menor a un segundo, y que gira alrededor de un círculo infinito.

La perspectiva, por ende, es una de las herramientas más grandes que tenemos para poder comprender el mundo que nos rodea, la perspectiva es el modo de interpretación de la realidad que configuramos mediante estímulos externos, la capacidad de actualizar nuestro conocimiento empírico con nuestro contexto emocional. Un estímulo, es aquello que proviene de afuera, aquello que vemos todos los días, pero no nos detenemos a analizar. ¿Qué reacción tiene este espectacular publicitario en mí? ¿Qué efecto me causa esta imagen? ¿Cuál es el sentimiento que me despierta esta fotografía?

Ciertamente, la perspectiva ha sido uno de los temas más apasionantes en todos las artes y disciplinas, y han sido los grandes estudiosos quienes han sentado las bases de este fenómeno. Tenemos a Gestalt con su teoría de la agrupación visual, a los conductistas con la ecuación del estímulo y la respuesta, y por supuesto, a los cubistas que hablaban sobre la importancia de las formas y su composición.

Por otra parte, y lamentablemente, muchas veces pensamos que el arte visual es una cuestión ajena al entorno en el que nos desarrollamos. Creemos que el diseño es un mundo distinto al de nosotros, y que no tiene influencia sobre nuestra forma de vida. Sin embargo, contrario a lo que pensamos o creemos pensar, el arte de la perspectiva visual es lo que hace girar nuestra existencia, desde lo que decidimos comer esta mañana, hasta lo que decidimos cenar.

¿Qué pasa con los mensajes publicitarios? ¿Qué hay detrás ellos? ¿Existe el poder de influir sobre las acciones ajenas, a través de la creación de nuevas perspectivas?

imagen: especial