¡Corre!


Y tú, ¿volarías del nido?


Por Christopher Cedillo


Melodía alterada por notas agudas dedesesperación y frustración

Gesto amargo de relaciones que transforman labelleza en dolor,
Psicofonía de brotes de rencor
Inminente final sin quiebre, sin acción.

Dígame usted si el yugo bajo el cual desayunacadenas
Es fruto suficiente para consolar la condena
De un ser atrapado en mares de abejas.
Que pena.

Sin embargo, la sangre no se niega.
No reniega.
No es eterna.

Se perdona, no se olvida.
Se conoce.
Disfruta, ríe y llora, porque
No es eterna.

Es solo que hay que reconocer el tiempo devolar del nido.

-antics

Vanas palabras de un pseudoadulto (adolescente) que reconoce que la burbuja en que ha sido protegido a lo largo de su infancia, es sólo una ventana que ha deformado el mundo tal y como es. 

La suma de todos los males que han sido virtualmente desvinculados a la vida del infante, se materializan en la aguja que amenazante se acerca a la burbuja para dejar desplomar el pequeño cuerpo en un pantano rodeado de oscuridad, del cual nadie más que el “yo” puede navegar a un lugar más seguro.

Este lugar, siempre es una isla de arena movediza que se desplaza tan lentamente y que crea la sensación de comodidad; una comodidad fingida, una burbuja que no levita y no es suave. Es rugosa y exfolia y a cada minuto se desploma en el mismo banco de suciedad.

El confort sostenido de peldaños de falsas idolatrías, héroes vanagloriados, honores alcanzados de la mentira.


The Fall: Toma un mazo y destruye los peldaños, derrumba los nichos en que se han montadotantos dictadores de la conducta, derrumba las falsas promesas de riquezas. Dejaque los billetes verdes caigan. Sopla la arena movediza. Deroga la liga de lamoral y si es tu voluntad deja que tus instintos pirómanos se expresen con todosellos.

Después dela tempestad, viene la calma / Paulo Coelho en la quinta montaña dice que creación nace de la destrucción / Básicamente es lo que Nietzsche necesita para alcanzaral superhombre.

Corromperse y ser absorbido por un mundo material, el sueño americano, el nirvana del “confortablynumb”. Una comodidad basada en aspectos intrascendentes.

Parafraseando a Pepe Mujica: Que se necesita esto que se necesita aquello, y ahí vas endeudándote con un coche, una motito... tratando de satisfacer las necesidades de la familia, para que un día te des cuenta que no eres más que un viejo reumático.