La Casa de mi Padre


Siguiendo con ese tema de "hacer una película intencionalmente mal" para que cause risa, nace para todos ustedes "La Casa de mi Padre" de Matt Piedmont.

A simple vista es una película que sin duda llama la atención, con un reparto interesante: Will Ferrel, Diego Luna, Gael García, Pedro Armendariz Jr. y la novedosa belleza de Génesis Rodríguez,  actriz de Miami Florida, que en su mayoría había trabajado en telenovelas y que ahora debuta con un papel protagónico.

Siendo de los creadores de "Salvando al soldado Perez" se sabe de antemano que se trata de una película incoherentemente graciosa. Posee claramente el humor característico de Will Ferrel, es decir, el típico personaje inocente e idiota que sabe que es estúpido, pero que lucha por hacer las cosas bien, y que con aire inocente  es capaz de atraer a las mujeres más bellas.

Desde mi punto de vista es una película muy forzada, pues las malas actuaciones, la terrible edición y el inevitable acento gracioso de Will hablando Español, son lo único que rescatan a este burdo chiste estadounidense.

La historia es, una vez más, la guerra de narcotraficantes, una narrativa que resulta ser un cartucho quemado y demasiado abordado en el cine que involucra la palabra "México". Una guerra de bandos por poseer un territorio y el "bueno" que quiere terminar con el conflicto y quedarse con la chica bonita.

Cabe mencionar que el argumento es bastante pobre, seguramente los estadounidenses disfrutan mucho al ver a Will Ferrer "hablar" en otro idioma, y de ser testigos de un México extraño, sin embargo, para nosotros los hispano-hablantes, llega un punto en el que se vuelve cansado estar escuchando un mal español.

Al parecer a los productores de Hollywood les ha dado por jugar a realizar una película con bajo presupuesto, y no está mal, a mí en lo particular me gusta ver ese tipo de películas, pero considero que existen niveles, y el hecho de hacer tan intencional y tan forzado el argumento de la historia,  hace de la película un texto ofensivo y desperdiciado.

No sé quiero ni mencionar hasta qué punto esta película es una sátira hacia el pueblo mexicano, no sólo porque denota en esencia el complejo de inferioridad estadounidense, al pintar a su país como un pueblo superior a México. No entremos en detalles, eso ya se lo dejo a su criterio.

Si hay algo que rescatar de esta pieza, es la música. Creo que en ese aspecto la película sí se lleva una buena calificación, pues es claro que ambienta y contextualiza la realidad del tiempo que representan.


En fin, la película esta más que "palomera", es decir, para ir a verla con los amigos, sin muchas expectativas, sólo para pasar el rato y tomarse un refresco, como suelen serlo la mayoría de las comedias gringas.

Fotografía: Starmedia   especial