¿Cómo no admirarlas?

El origen, el principio de la vida, la madre, el vientre, el corazón.


Todos tenemos una madre, estén o no a nuestro lado, pusieron su vida en un hilo, acompañado de dolor por nosotros.

A lo largo de los años, las madres han sido admiradas y honoradas por su capacidad de ser personas absolutamente brillantes, en todos los sentidos. El instinto maternal es una maravilla de la naturaleza, y combinado con el razonamiento humano y el incomparable amor, hacen de nuestras mamás, una total e incomprensible necesidad.

Mi madre es la mejor del mundo, eso dicen muchas personas. ¿Quién es la mejor madre del mundo? Mi madre seguro lo es, eso contestarán todos. Porque la vida, la historia que da una madre, no tiene comparación alguna. 

Muchas culturas celebraron y honoraron a las madres desde el principio de las civilizaciones, la cultura azteca veneraba la maternidad, veneraban a la madre del Dios Huitzilopochtli, que era la diosa Coyolxauhqui, representada por la luna. El honorar a nuestra madre para muchos viene en la sangre, ¿Cómo no admirarlas? ¿Cómo no amarlas? se han escrito canciones, se han dedicado versos, se han construido monumentos, compuesto sinfonías, en son de una madre, en son de agradecimiento por ellas. Y es por ese amor tan grande, que este día, 10 de mayo, Eclasis felicita a todas las maravillosas madres del mundo, y a sus hijos, por tener la fortuna de tenerlas a su lado.

Personalmente invito a las nuevas generaciones a aprender el valor del respeto, el honor y el verdadero amor a una madre, porque el día de mañana, es lo único que nos va a quedar en las manos. Una madre es la familia que ha dado todo por nosotros desde que existimos en este mundo.

El destino me topó con un escritor, un poeta, se dice de sí mismo que tiene el "mal de las letras", una persona que busca crecer en el ámbito artístico, a pesar de que las condiciones no sean siempre favorables,  M. Ángel Álvares. 

Tuve la gran oportunidad de que me compartiera sus versos, y agradeciendo el hecho de que yo tengo la fortuna de comunicar información a todos nuestros lectores, se las quiero compartir a ustedes, dedicado a la madre de Miguel Ángel, a la mía, y a todas las madres.

Siempre he admirado tu manera tan callada 
de decir que me amas
dijiste sin hablar que para lograr mis metas, 
lo primero era creer en mí
y trabajar intensamente, 
desarrollando los dones que dios me ha regalado.
Y que el mayor logro que puedo obtener, es cuando
al luchar contra mí mismo, 
supere mis limitaciones
sobre todo el egoísmo.
Gracias por compartir mis ilusiones 
por inalcanzables que parecieran,
por estar ahí,
para ayudarme a levantar
cuando mis alas estaban rotas,
y zurcirme el corazón cuando sangraba,
por enseñarme que ser, me hace crecer, 
y el parecer me devalúa
hace mas pequeña el alma.
Y que un plato de frijoles, compartido y sazonado con amor, 
es la comida más exquisita...
gracias por permitirme ser parte de tus días
aun sabiendo, que ya de por sí era difícil tu vida,
por hacerme sentir siempre deseado.
Nunca tuve necesidad de comprar una hora de tu tiempo
porque, cuando amanecían mis ojos,
te descubría barriendo
y al alcanzarnos la noche,
mucho que hacer te sobraba,
gracias, porque tu principal alimento siempre fueron
nuestras risas...
nuestros juegos...
nuestros sueños.

Por último, quiero agradecer a mi madre por ser esa persona tan increíble, tan genial, que me ha hecho la persona que soy, y por darme una amor siempre correspondido. ¡Gracias mamá!

Fotografía:Especial