Yeondoo Jung: WONDERLAND


Y así fue surgiendo el "País de las Maravillas"
poquito a poco, y una a una,  el mosaico de sus extrañas aventuras...

Los dibujos de los niños son ilusiones impregnadas en papel, siguen siendo reflejos de la realidad ante sus ojos inocentes, son imágenes que despliegan la imaginación sin detenerse por esas barreras que con el tiempo vamos creando en nuestras mentes. Es creatividad pura. 

Apreciarlo es un privilegio que deberíamos defender tanto como nuestra libertad de expresión, herramienta que en ocasiones, nosotros mismos delimitamos en búsqueda de una aceptación en la sociedad. Los niños reflejan la realidad de una manera abstracta, el aprender a leerlo y apreciarlo, puede ser esencial para el desarrollo y el crecimiento de los niños. Sería brillante un mundo donde nuestra creatividad no fuera obstruida por otros elementos que, siendo realistas, no son importantes para el corazón. Lo maravilloso es que para derroche de esta imaginación, los pequeñines solo necesitan 4 crayones y un lienzo, ya sea un papel o la alfombra de la sala. 

Esto parece ser de suma importancia para el fotógrafo coreano, Yeondoo Jung, que juega con la imaginación de los niños y la vuelve realidad en su colección, llamada WONDERLAND que fue exhibida en el año 2008 en la galería Espacio Mínimo, en Madrid, España. 

La gran trayectoria educativa y profesional del reconocido fotógrafo le permite tomarse la libertad de jugar con todos los elementos de producción que desee, haciendo realidad los sueños y fantasías de los niños coreanos de entre 5 y 7 años. 



Lo importante de retomar este trabajo artístico, es analizar los cambios sociales que se pueden denotar en varias fotografías, las cuales, representan los dibujos de la manera más certera y precisa posible. 

De los niños podemos aprender de sobre manera, basta con abrir nuestras mentes y nuestros corazones, dejar jugar la alegría y la creatividad que llevamos dentro, olvidar los muros que tengamos para protegernos de una crítica poco indispensable, y dejar correr el alma. El trabajo de Yeondoo Jung nos recuerda esto, nos permite darnos cuenta de que es posible innovar. Sin ser fríos es posible expresar lo que sea que tengamos en nuestras mentes, tornarlo en una realidad con un poco de ayuda, y sobre todo, volar con la imaginación.




fotografía: Yeondoo Jung