Sueños Lúcidos.

Controlar los sueños.


Se dice que se tiene un sueño lúcido cuando se es consciente de que se está soñando y que además, se puede controlar y manipular al gusto del soñador. Es decir, no sólo te das cuenta de que estás soñando, sino que también puedes controlarlo, modificarlo o manipularlo de la manera que más te guste o prefieras.

Existe mucha gente que vive sin saber que esto existe y deja pasar una experiencia increíble, pues dentro de la vida del ensueño se esconde todo un sin fin de cosas por descubrir.

Para empezar, como ejercicio inicial, es de gran ayuda hacer un diario de los sueños, es decir, en cuanto uno se despierta escribir lo que se acaba de soñar, no omitir ningún detalle, se debe  empezar a ser muy observador con lo que te rodea en el sueño. El sueño te da determinadas pistas que debes de aprender a detectar para saber que estás dentro de él.

¿Cómo saber que se está soñando?

Existen muchos factores que te dicen que estás soñando y se tiene que aprender a distinguirlos. Una vez que estés despierto y mientras escribes tu diario de sueños, debes de hacer énfasis en los hechos ocurridos que pongan en evidencia el sueño. Esto puede ser, la presencia de una persona que ya haya fallecido, un suceso que ya haya ocurrido anteriormente, o hechos fuera de lo normal, ya sea que te encuentres volando o que puedas saltar impresionantes alturas.

En fin, muchos factores que te puedan dar  la indicación clara de que está soñando.

En la película de "Waking Life" de Richard Linklater, se mencionan otros indicadores. Si intentas ver la hora, los números se moverán haciéndote imposible ver que horas son. Si enciendes el apagador de la luz y no sucede nada, o por el contrario lo apaga y no responde como debería ser, significa que estás soñando.

Si experimentas cualquiera de estos factores, ten por seguro que estás soñando.

Ahora bien. Una vez que puedas detectar estos indicadores, quiere decir que estás más cerca de conseguir el tan anhelado sueño lúcido, lo que sigue es sólo paciencia y dedicación.

Alguna técnicas que también pueden ayudar a la creación de un sueño lúcido, son las siguientes:

MILD, (Mnemomic Induced Lucid Dream, o, Inducción Mnemómica de Sueños Lúcidos).

Consiste en una vez que despiertas, volver a conciliar el sueño, pero esta vez recordando lo que acabas de soñar justo antes de despertar y repitiéndote constantemente "voy a volver a dormir y seré consciente del sueño que estoy viviendo". Todo esto depende mucho de tu convicción y de las verdaderas ganas que tengas para llevarlo a cabo correctamente, no tienen que ser esas palabras exactamente, lo importante es convencerte de que vas a ser consciente del sueño que ahora vas a inducir.

Conforme vayas adentrándote más y más en el sueño, podrás presenciar dificultades como por ejemplo la distracción, no debes ceder a este hecho, y debes mantener el control de todo en todo momento.

WILD, (Wake Induced Lucid Dream, o, Sueño Lúcido inducido desde la Vigilia).

Consiste en lograr el sueño lúcido desde que te vas a acostar, es decir, estando despierto, comienzas con un proceso de relajación, sin moverte, sin distraerte, te enfocas en tu cuerpo y en relajar cada parte de él, puedes llevar un orden o simplemente sentir como cada sección de tu cuerpo se va relajando. En algunos casos, como el cuerpo permanece inmóvil, el cerebro debe asegurarse que estás dormido y puede mandar señales como picazón en alguna zona del cuerpo, todo esto se debe controlar, si se puede, haciendo caso omiso del fenómeno. Puedes ayudarte provocando la sensación de que estás flotando, poco a poco (lo sentirás), verás como comienzas a adentrarte al sueño, no debes distraerte o asustarte ni provocar nada que te pudiera alterar, sólo dejarte llevar pero sin perder el control, será una transición del estado de la vigilia a el sueño y cuando menos lo esperes estarás dentro de él.

No debes forzar nada, todo debe ser natural y relajado, no importa si tardas mucho en conseguirlo, debes ser paciente. Si resulta demasiado cansado, descansa un momento y vuélvelo a intentar. 

Por otra parte, una cuestión fundamental de todo esto es tener verdadera convicción. Paciencia y convicción son las piezas claves para conseguir satisfactoriamente un sueño lúcido. Una vez que se domine este arte, podrás gozar de un sueño lúcido cuando lo desees, inclusive de manera natural y espontánea.

Otro tip, antes de terminar. Es de gran ayuda también preguntarse de vez en cuando si se está soñando o no y hacer una prueba de ello, como por ejemplo, viendo la hora o apagando y prendiendo las luces, esto, después de que se vuelva una costumbre, lo harás inconscientemente y en una de esas lo harás mientras duermes. 

fotografía: especial