El Día del Niño, ¿Simple mercadotecnia?


Efectivamente este mes el día del niño es uno de los festejos más esperados por muchos niños, y tambíen por muchos adultos que disfrutamos al ver una sonrisa en los niños. Por otro lado, también están aquellos que se quejan de este día, argumentando que únicamente se trata de una creación para activar la venta de juguetes, dulces, comida y globos.

Ahora bien, la creación de este día se remonta a 1954 cuando la Asamblea General de la ONU (Organición de las Naciones Unidas), a través de la UNICEF, aprobó establecer un Día Universal del Niño. Su intención era proveer que cada año se recordara la fraternidad que debe existir entre todos los niños y niñas del mundo. Esto provocó que muchos países adoptaran un día en especial para conmemorar lo que conocémos como día del niño, por ejemplo, en México se celebra el 30 de abril, y la costumbre abarca la organización de festivales en las escuelas, actividades culturales, artísticas, entre otras. 

También se ha tomado la costumbre de apoyar a sectores necesitados en este día, mediante colectas de juguetes o dulces que son entregados a casas hogares, orfanatos, hospitales, entre otros. Del mismo modo, se suelen dar charlas a los menores, en donde se les dan a conocer cuáles son su derechos y obligaciones, tales como la educación, la vivienda, alimentación sana y la recreación.

Es importante mencionar que la ONU no pensó en crear este día únicamente para activar la industria de la juguetería, sin embargo nuestras sociedades son tan banales en los últimos tiempos, que para todo queremos regalar cosas materiales, es decir, que si el día de la madre, del padre, del niño, del abuelo, etc. Todos corremos de inmediato a consumir productos que podemos regalar, pensando que con ello ya estamos dándole un séntido a la fecha, o que estamos cumpliendo con el propósito.

Lo que es cierto, es que hay sectores de la población infantil que disfrutan este día al máximo, ya que es el único día en que los volteamos a ver y les llevamos comida, un poco de nuestro tiempo e incluso juguetes, mismo que después nos olvidemos de ellos hasta que se repita una fecha trascendental, como lo es navidad, o simplemente esperamos hasta el siguiente año.

Es importante que los adultos aprendamos a tener presente en nuestro día a día, esa trillada frase que dice que "debemos vivir con nuestro niño interior", ya que es cierto que muchos niños resuelven sus problemas con una facilidad impresionante, mientras que los adultos por el ritmo de vida, solemos complicarlos más. 

Muchos dirán, "pues sí, pero un niño no tiene tantas responsabilidades como los adultos", sin embargo si nos ponemos a pensar, a su edad los problemas a los que se enfrentan pueden ser tan significativos como los nuestros, incluso se sabe de la existencia del estrés infantil, a causa de las actividades que desarrollan, lo que comprueba que sus problemas para nuestra escala quizás sean insignificantes, pero para ellos puede ser el peor de los problemas, ya que apenas están aprendiendo a enfrentarlos. 

Termino diciéndoles que el día del niño es una gran oportunidad para hacer sonreir a los pequeños, pero tampoco caigamos en la idea de regalar cosas y pensar que ya con ello, estamos haciendo feliz a un niño. Esta fecha debería festejarse todos los días de nuestras vidas, hay veces que no nos cuesta nada hacer reir a un niño y con ello, contribuir a su desarrollo. Recordemos que los niños son parte de la sociedad, y por ende, son el futuro de nuestra civilización. 

fotografía: especial