Expresiones de re-uso en la arquitectura

Ricardo Bofill


Ricardo Bofill es un reconocido artista, un arquitecto postmodernista nacido en Barcelona, España. Sus huellas en la cultura son verdaderamente importantes, después de sus estudios en Suiza en 1963, fundó un grupo de arquitectos, filósofos, sociólogos e ingenieros: el "Taller de arquitectura", un equipo internacional con más de 40 años de experiencia en diseño urbano, paisajismo, entre otras funciones.

En su trabajo, Bofill expresa que en la arquitectura es posible adaptar la metodología del re-uso, y no solamente es posible, si no también brillante.

En su trayectoria de trabajo, el artista descubrió una fábrica de cemento abandonada en Barcelona conformada por alrededor de 30 silos, galerías subterráneas y enormes cuartos de motor. Bofill compró y comenzó la renovación del lugar, empezando con la demolición de ciertas estructuras, limpieza de grandes cantidades de cemento, exposición de las formas previamente ocultas de la construcción, y la plantación de diversas zonas verdes, incluyendo eucaliptos, palmeras, olivos y cipreses.

Hoy en día la fábrica ha sido restaurada y reconstruída en un espacio que es utilizado como su hogar, así como también es el espacio de sus diversas oficinas, laboratorios de archivo y modelado, una sala de proyección y un espacio denominado "La Catedral" destinado a exposiciones de arte, conferencias y conciertos.






El vasto espacio es un ejemplo de moderación, la decoración se basa simplemente en la utilización de pocos muebles con un estilo minimalista. Los interiores son intencionalmente equipados con sofás blancos, largas mesas, alfombras orientales y cortinas meramente decorativas que crean la sensación de un espacio incluso mas amplio.

En cuanto al arte, grabados enmarcados arquitectónicos cuelgan en las paredes o se muestran en caballetes de madera.

El autor de esta magnificencia, Ricardo Bofill, comenta:


"La fábrica es un lugar mágico, con una atmósfera extraña que es difícil de ser percibida por el ojo profano. Me gusta la vida al ser perfectamente programada aquí, un ritual, en total contraste con mi turbulenta vida nómada."

Esta obra es un espacio bizarro, increíble e impresionante, un compendio de elementos surrealistas. Sin duda, Bofill logra la plena expresión de belleza en este espacio.