El origen mitológico del dragón

¿Te has preguntado si realmente llegaron a existir?


Los dragones vienen de diferentes antiguas civilizaciones; sumeria, china, japonesa, coreana, egipcia, babilonia, azteca y maya. La primera aparición de los dragones probablemente se origina en la mitología sumeria, durante el año 5000 A.C. Se creé que por la influencia entre las culturas, es posible que se transfirieran estas mitologías del dragón y se hicieran presentes en casi todas las civilizaciones del mundo. Gracias a la influencia china, esta mitología fue esparcida por toda Asia.

El dragón europeo surgió por la mitología de Grecia, Escandinavia y Oriente Próximo. El origen de la palabra dragón viene del latín: “Drako, Draconis” que significa serpiente. Esta criatura era considerada envío del mal, por lo tanto tenía un significado oscuro como el odio y la venganza. En la mitología, el bien siempre era representado por un caballero que lo atacaba con su espada. Algunos de los dragones más famosos encontrados en la mitología son: Brazzemal, el Brillante, encontrado en “Salones del Rey Gigante de Fuego”; Mornauguth, "El Dragón del Páramo" y Urgost en “El señor de los anillos”.

Muchas veces uno se pregunta si los dragones de verdad llegaron a existir. Hay muchas razones para creer que no existieron, a pesar de la cantidad de literatura universal que cuenta tantas historias diferentes sobre ellos. Para empezar no existen evidencias físicas como lo es con los dinosaurios. Si en realidad hubieran existido, habríamos encontrado fósiles. No es muy creíble que un animal pueda soplar fuego, ya que nadie ha podido encontrar algún ser vivo con una característica similar. Y por último, la idea de que un animal de ese tamaño pueda volar es imposible y menos a grandes velocidades.

fotografía: especial