¿Somos infieles por naturaleza?

Estudios científicos revelan el gen de la infidelidad

Según un estudio publicado por el Instituto Karolinska de Estocolmo, existe un gen llamado alelo 334 que parece estar relacionado con la infidelidad masculina. El alelo 334, funciona como catalizador de la vasopresina y suele estar asociado con problemas de inhibición social.

Durante cinco años, expertos del Instituto realizaron un estudio en 1000 parejas heterosexuales, que reveló que los problemas son más probables cuando el hombre posee un mayor porcentaje de alelo 334. De hecho, se cree que un alto nivel de dicho gen puede causar trastornos con consecuencias socio-culturales, tales como el autismo, la fobia social y discapacidades de interacción. En pocas palabras, esta sustancia puede ser la causa de que los hombres sientan menos aprecio en sus relaciones afectivas.

¿Un pretexto?

Al parecer, el sexo masculino ya está respaldado científicamente para decir: "Amor, te juro que no soy yo, es el alelo 344."

¿Ustedes qué piensan mujeres?, háganos saber su opinión en la sección de comentarios.

fotografía: especial