Crítica a lo tradicional


Un clásico, siempre será un clásico.

La película posee una estructura que gira en torno a diálogos sencillos y psicologías complejas. Tarantino, hace una mezcla del cine negro crudo y lo representa a través de personajes llenos de gracia y simpleza.

En esta obra, el director maneja elementos absurdos y contradictorios, (todos siguiendo la línea del cine tradicional negro) y que le dan sabor a la historia. No importa que tan ridículas sean las características de los personajes, el espectador está conforme con ello. Además, el hecho de que los actantes tengan nombres de colores, le otorga un toque cómico al relato.

La narrativa contiene saltos de continuidad, quizás parecidos a los que presenta Memento de Cristopher Nolan, ya que de manera similar, la historia se desarrolla a través de flashbacks y escenas de inserción que no poseen un orden cronológico. Por otra parte, cabe destacar que la historia es contada únicamente a través de dos de los personajes, sin embargo, son las expectativas e intuiciones del espectador lo que determinan el contenido de la obra. 

En general, los límites de interpretación de este filme, retomando la teoría de Umberto Eco, no están construidos o delimitados a un lector modelo.

En conclusión, Perros de Reserva es una película que juega de manera contrastante y efectiva, con la convenciones y géneros establecidos del universo cinematográfico. La obra de Tarantino, es una mezcla perfecta entre cine negro y sátira.


fotografía: especial