Espacios



La arquitectura es cuestión de armonías


La arquitectura es cuestión de armonías, una pura creación del espíritu. Empleando piedra, madera, hormigón, se construyen casas, palacios; eso es construcción: el ingeniero trabajando; pero en un instante, tocas mi corazón, me haces bien, me siento feliz y digo: esto es hermoso, esto es arquitectura, el arte entra en mí. -LeCorbusier


Por Eduardo Andrés Serrato


La arquitectura es el arte de proyectar y diseñar edificios, abarca gran parte del espacio físico que creamos los seres humanos. Mientras seamos una civilización, la arquitectura será un arte inherente a nosotros.

Desde el momento en que los seres humanos, comenzamos a cubrir de manera satisfactoria las necesidades más básicas, tales como alimentación y supervivencia; se comenzaron a organizar las primeras civilizaciones y se dio origen a la aglomeración de un gran número de habitantes. En estas grandes civilizaciones, los ciudadanos fungían con la tarea de trabajar en las construcciones que ampliarían las ciudades en las que habitaban. Los espacios urbanos comenzaron de esta manera a volverse más avanzados y por ende, el enfoque de la arquitectura cambió.

Fue así que la arquitectura comenzó a hacerse un arte imponente, cuando el papel del arquitecto dejó de concebirse como el de un mero supervisor; al de un diseñador, el cual ya no se aseguraba tan sólo de que la obra se construyera de manera adecuada. Al mismo tiempo, se comienza a desarrollar un proceso creativo que desembocó en una arquitectura más impresionante y arriesgada, majestuosos exponentes que se convirtieron en íconos de las ciudades y civilizaciones a las que pertenecían. ¿Quién no asocia de inmediato la torre Eiffel con París, o el coliseo con Roma? e incluso si retrocedemos aun más, las pirámides de Gizacon Egipto.



La arquitectura moderna también tiene algo de ese proceso simbólico, asociamos ciudades como Sídney o Washington, con edificios característicos de ellas; sin embargo, también hay algo nuevo, la arquitectura ha evolucionado en un medio artístico que proyecta la mente humana. Las edificaciones de ciudades como: New York, Dubái o Barcelona, son muestra del desarrollo intelectual de las corrientes filosóficas que influyeron en el desarrollo arquitectónico y urbanístico.

Los edificios comienzan cada vez más a ser reflejo de los pensamientos abstractos. Desde edificios que evocan la simplicidad del epicureísmo, hasta complicadas estructuras que reflejan la complejidad del raciocinio del hombre.

Con base en esto, cada vez que viajemos a otros países y nos fijemos en sus representaciones arquitectónicas, podremos conocer la filosofía del arquitecto que la diseñó; lo cual a su vez, muchas veces es reflejo del estilo de vida de la sociedad en donde se vive.