Grandes artistas.

El arte urbano

El término "arte urbano", del inglés street art, es un concepto que engloba todo tipo de arte que es expresado en la calle y que normalmente se realiza de manera ilegal. Las cunas del arte callejero son las grandes ciudades como: Paris, Nueva York, Londres, Barcelona, Berlín, Sao Paulo, la ciudad de México y Toronto. 

Una de las características del arte urbano son las pinturas murales, las cuales en los años noventas fueron denominadas Graffitis. Con el paso de los años el graffiti evolucionó y se consolidó como una forma de expresión más artística, y que se llevaba a cabo mediante el uso de ciertas técnicas como: el stencil, los pósters, las pegatinas y los murales.

El contenido de este tipo de arte muchas veces comunica un mensaje político, una crítica social, o algún tipo de sátira.


A mediados de los años 90, aparece  Shepard Fairey con su campaña "Obey", inspirada en la imagen del personaje de circo Andre The Giant. Esta conjunto de obras fue representada en posters y plantillas. El resultado de las imágenes fue un fenómeno mundial que circuló en distintas partes. A pesar de que no existe ningún mensaje político en esta obra, ha sido una de la imágenes de cultura urbana más alentadora para los artistas.

El arte urbano ha sido incubador de muchos clichés; es socialmente criticado, y muchas veces es asociado con el vandalismo y la mala vida. En las grandes ciudades es muy común ver los barrios repletos de murales y pósters, un repertorio que contiene todo tipo de críticas y mensajes que regularmente van dirigidos al gobierno.

La cultura urbana, es tan diversa como la misma música.

 










Entres los grandes artistas callejeros destacan:
  • Shepard Fairey 
  • Matt W. Moore
  • Mark Jenkins
  • Blu
  • Darius Jones
  • Julián Beever
El arte callejero promueve la lucha social, sorprende al espectador y lo conmueve. Es un campo de estudio para los sociólogos, comunicólogos, diseñadores gráficos e historiadores. El arte urbano es una representación de la libertad de expresión ante la opresión, de la esperanza y de la capacidad de progresar; una filosofía e ideología, que intenta romper los límites de la creatividad, descubrir nuevos horizontes. Es un retrato de la costumbres y tradiciones de los pueblos modernos, un vestigio que será admirado del mismo modo que las pinturas rupestres, un cuadro inmóvil que congela la vida de las grandes ciudades; y particularmente, de nuestra época.